UN PROBLEMA ES UN TESORO

UN PROBLEMA ES UN TESORO

Hay un viejo dicho que dice “un problema es un tesoro”.

 

De primera mano y a como estamos acostumbrados los seres humanos, pareciera ser que esta frase no tiene mucho asidero. Un problema es un problema y a nadie nos gusta tenerlos ¿verdad?

 

Hemos aprendido a mirar y juzgar las cosas como positivas o negativas, buenas o malas, lindas o feas, y así, siempre desde un pensamiento dual.

 

Por otro lado y al mismo tiempo parece ser que queremos que las cosas nos salgan como queremos, y además lo queremos ya mismo. Da la sensación de que no estamos preparados para vivir la frustración que nos viene cuando las cosas no resultan como queremos, tenemos apuro y principalmente no nos gusta enfrentarnos a tener que salir de nuestra zona de confort para conseguir eso que tanto buscamos.

 

Las situaciones no son negativas o positivas en si mismas, sino que cada uno de nosotros las juzgamos de ese modo en función de la expectativa que tenemos, dentro del marco de lo que necesitamos. Insisto, en la naturaleza, nada es bueno o malo en si mismo, las cosas simplemente son y todo lo demás se adapta y busca su equilibrio, ya que todo está interconectado y en permanente cambio.

 

Los seres humanos vivimos inmersos en ese medio, aunque como dije antes, parece que la gran mayoría no está con ganas de salir de su zona de confort y activar la adaptación. Ojo, esto no es porque si, sino que el cerebro tiende a la economía y busca aprender a hacer las cosas para que luego no tenga que gastar tanta energía, y termina resistiéndose a los cambios.

 

RESPONSABLE

¿QUÉ SIGNIFICA -ADAPTACIÓN-?

Hablando metafóricamente, no digo que nos tengamos que doblar como una goma para adoptar la forma de lo que se nos presenta, sino que es necesario hacer algo con eso que nos está sucediendo.

 

Es verdad que tal vez estemos siendo víctimas de algo que no hemos causado, pero desde el lugar de la víctima no podremos cambiar lo que está sucediendo, salvo que nos ubiquemos en el lugar del protagonista.

 

¿POR QUÉ LA FRASE  “UN PROBLEMA ES UN TESORO”?

Pues porque cuando aparece algo que no estaba previsto y nos lleva a salirnos de nuestros planes originales y tener que resolver la situación, y a su vez quedamos en una situación en donde vemos que “no podemos” o “no sabemos”, tenemos 2 opciones:

 

Una opción es victimizarnos, enojarnos, despotricar, quejarnos, y quedarnos ahí en esa situación esperando que algo suceda que arregle las cosas como por arte de magia.

 

La otra opción es considerar una maravillosa oportunidad de aprendizaje: aprendizaje sobre nosotros mismos, aprendizaje de alguna habilidad, aprendizaje de alguna herramienta.

 

Ya se… Te viene a la mente alguna situación actual, y el primer pensamiento es del tipo “¿y acaso tengo que ponerme a aprender algo?, A esta altura de mi vida no tengo ganas. Yo soy como soy y no me voy a cambiar ahora. No tengo tiempo. No tengo ganas. Etc., etc.

 

El punto aquí es que la única manera de salir adelante de las situaciones, es a través de la toma de consciencia, del autoconocimiento, del aprendizaje.

 

¿Y EL TESORO DONDE ESTÁ?

Sin profundizar mucho respecto del origen de las cosas, decimos que si esto te está sucediendo, será que es tiempo de entrenar un nuevo músculo interno que no solo te beneficiará en esta situación, sino que además te servirá para otros casos y habrás crecido un poco mas.

 

¿Como veo lo positivo dentro de algo negativo?
¿Como hago para que no vuelva a suceder?
¿Qué puedo hacer para que las cosas me salgan mejor?
Estoy atascado, ¿Cómo salgo?

Si consideras que te gustaría trabajarlo en sesión individual, agendemos una entrevsita personal en día y horario a coordinar entre ambos.

Si quisieras participar de la próxima fecha de taller grupal sobre este tema, revisa este link