CAMINO AL BIENESTAR

En varias ocasiones hubo personas que me han preguntado ¿Qué le dirías a alguien que la está pasando muy mal? ¿Cómo consolarlo? ¿Cómo llevarle una solución al problema que atraviesa? ¿Qué decirle que le cambie el estado de ánimo, que lo haga sentir mejor?

Si bien es verdad que cada caso es particular, en general acostumbro a responderles con la comparación de estar en un velorio acompañando a quien perdió un ser querido. ¿Qué le decís a esa persona? ¿Es mas lo que le decís, o mayoritariamente le haces compañía y estás atento a lo que necesite?

Muchos de nosotros quizás hemos aprendido que cuando una persona se encuentra con un problema, tenemos que hacer algo, y ese algo muchas veces tiene la intención de evitarle el sufrimiento al otro (dolor, tristeza, miedo), a través de palabras, soluciones, etc.

La filosofía del Focusing en su profundidad, nos dice que somos infinitas partes vivas, que esas partes son registros vivenciales, conocimientos, experiencia, mandatos. Esas partes están vivas y operan en nosotros todo el tiempo, configurando nuestro comportamiento, estados de ánimo y hasta síntomas.

Desde el Focusing aprendemos que cada cosa que nos sucede, el Ser lo registra; que ese registro es accesible a través del cuerpo, aprendiendo a sentirlo (técnica del Focusing).  Tambien aprendemos que ese “registro sentido” tiene tanta información valiosa para nuestro crecimiento, como tambien la necesidad primera de ser acompañado sin juicio, sin soluciones, sin razonamiento, simplemente necesita que estemos ahí presentes, con esa parte viva que, como tal, necesita ser acompañada.

Ese es el primer paso de la técnica del Focusing.

Claramente, a ninguno de nosotros nos gusta el dolor, o la tristeza, o el enojo, y lo primero que queremos es “solucionarlo” de algun modo, pero ese camino muchas veces nos lleva a perdernos la oportunidad de crecer gracias a eso que sentimos, a la vez de poder trabajar para que las cosas sean diferentes de ahí en más.

Dicho en otras palabras, elegimos el analgésico y que calme, en lugar de ver porqué duele, y ver qué hacer con ello.

Muchos de nosotros tenemos vehículo, sabemos que cuando se enciende la luz de alerta del aceite, es necesario agregarlo o el motor se va a dañar.  ¿Le agregas aceite, o tapás la lucecita de alarma? Es decir ¿ves que hacer con ello, o tomás el analgésico?

El Focusing es una herramienta fundamental para cualquier persona, como tambien para profesionales, padres, maestros, directores, etc. Ayuda a resolver situaciones, a tomar decisiones, a trabajar con las emociones, hallar alivio, creatividad, estrés, y mil cosas más.

¿Sabes por qué?

+ Porque aprendes a relacionarte con tu cuerpo, para acceder a un lugar profundo.

+ Porque aprendes que cada cosa que te sucede es una parte tuya que te necesita, y cuando aprendes a hacerle mínimamente compañía, el bienestar empieza a llegar.

 

¿Queres saber mas sobre Focusing? .. Dale clic aqui

Etiquetas: FOCUSING