EJECUTIVOS Y TOMA DE DECISIONES

Imaginemos la situación de un Ejecutivo (en realidad, cualquier persona en cualquier situación) en el momento clave de una toma de decisión, dentro de un contexto de presiones y estrés, donde muchas cosas se están jugando al mismo tiempo, y hay muchas personas involucradas en esto.

¿Cómo hace para tomar la decisión correcta?. ¿Cómo influye su estado, en esa toma de decisión?

Las decisiones parecen ser algo que suceden de un momento a otro, algo así como: me paro frente al problema, hago mis cuentas mentales referentes a la situación, y listo…. Decido “A” o “B”.

Este ejemplo es muy sencillo, gráfico, de lo que es -tomar una decisión-. El punto es que la decisión es el acto final de algo que resulta ser -un proceso- llevado a cabo por la persona/s encargada/s de hacerlo, en donde entran en juego diferentes procesos del cerebro… de la persona.

En general, las personas tal vez estén convencidas que tomar esa decisión responde únicamente a un proceso cognitivo (habilidad para asimilar y procesar datos, valorando y sistematizando la información a la que se accede a partir de la experiencia, la percepción u otras vías) , donde el proceso puede ser visto algo así como: pensarlo en función de las posibilidades, las oportunidades, las conveniencias. Todo eso puesto en la batidora nos daría como resultado -la decisión correcta-.

Es así en un sentido y en gran parte. Pero no es eso solo.

Ese proceso cognitivo, donde se supone que la parte racional de nuestro cerebro es la que mas predominancia tiene, está -haciendo pié- en un proceso emocional, que corresponde a la otra mitad del cerebro, el hemisferio derecho.

Las neurociencias muestran y demuestran el protagonismo de la emocionalidad en todo lo que hacemos, entre ellos, en el proceso de toma de decisiones.

Antiguamente, se decían cosas del tipo “tus emociones y sentimientos dejalas de la puerta para afuera”, suponiendo que todo era “inteligencia racional”, pero como digo, las neurociencias ponen luz sobre la importancia de lo emocional puesto en las decisiones, los cambios, la creatividad, etc.

Esto nos viene diciendo que es necesario e importante hacernos cargo de las emociones. Esto es: reconocerlas, hacerles lugar, y vincularnos con ella.

¿Porqué las emociones?
La emoción está asociada al registro de una situación. Ejemplo: me chocan cuando voy en bicicleta (situación) y me doy tremendo susto (emoción). A grandes rasgos, situación y emoción van juntas como los extremos de un lápiz. Pienso en un extremo, y aparece el otro.

Si llevamos esto a la sumatoria de emociones asociadas a la cantidad de decisiones (y otras cosas) que ha atravesado el que tomará la decisión, esto resultará en un cúmulo de emociones que actuarán como condicionantes y hasta como patrón de respuesta y comportamiento de la persona (esto también es para otra publicación).

Emoción
El tema de -emociones- es algo que inquieta a mas de una persona, entre: no saber qué hacer con ellas, temerle a lo que puede -doler- o -asustar-, “eso que tanto me moviliza y que puede tomar el completo control de mi estado y yo perderme en ese océano”.

Pues no es tan así, y de hecho hay maneras de trabajar con ellas, con las emociones.

También se habla de “gestión de las emociones”, aunque en realidad las emociones no se “gestionan”, ya que son una parte nuestra, y que está viva, por lo tanto se establece un vínculo con ellas. La “gestión” responde al sistema racional, y aqui estamos hablando de su compañero, el emocional.

¿Qué es el Focusing?
Focusing es una filosofía y es una técnica, y  al mismo tiempo es algo mas.

A través de Focusing aprendemos a registrar los patrones de sentimientos y pensamientos que son respuesta a situaciones de la vida, y a partir de esto nos ayuda a ir re-conociendo y soltando respuestas conocidas, para darle lugar a las nuevas, permitiendo que algo nuevo y vivo, aparezca de la complejidad que es nuestro Ser Total.

Nos enseña y ayuda a hacer una “pausa” para poder procesar las situaciones desde lugares internos nuevos, de total claridad, permitiendo cambiar patrones de conducta, trayendo alivio a nuestro sistema.

¿Cómo ayuda el Focusing en un proceso de toma de decisiones?
Para explicarlo en forma simple y sencilla, la técnica del Focusing es el medio a través del cual se enseña y se acompaña a la persona a ponerse en contacto con las emociones, a estar con ellas, accediendo y obteniendo información valiosa y propia de la persona por un lado, a la vez que esa emoción… esa -parte- de la persona, al sentirse vista, acompañada y escuchada, trae alivio en todos los niveles.

Las emociones y sentimientos involucrados en este proceso son, como dije mas arriba, los relacionados con la decisión propiamente dicha, y los relacionados con la persona que atraviesa el proceso.

Focusing es la manera de -acompañar- el conjunto emocional presente, como un todo, de una manera sin amenaza, sin inducir hacia algo en concreto. Es el camino hacia ponerse en contacto con la emocionalidad y traer información a la conciencia, a la vez que libera bloqueos internos asociados, y como consecuencia, claridad y libertad de acción.

En el caso de las decisiones, éstas están siendo tomadas desde el lugar mas certero que tiene la persona, ya que está involucrando, como dicen las neurociencias, el aspecto cognitivo y el emocional.

Alejandro Juroczko
Focusing Trainer Certificado

Etiquetas: EMPRESAS, FOCUSING